Tienda online de


En stock

4.90 €

número de revista   4.90 € Revista Verde Teruel
Comparte
Modos de pago Servicaixa, Visa, Visa Electrón y Mastercard

Pueblo: Villar del Cobo.

Monográfico: Oportunistas del invierno.

Gastronomía: Restaurante El Castillo. Rubielos de Mora.

Turismo activo: Un paseo por Armillas. Camino a la ermita de San Antón.

De otro tiempo: Trashumancia. Desde Fortanete a Amposta, caminos de historia.

Un alto en el camino: Hotel Consolación.

Patrimonio: Ruta de los Iberos en el Bajo Aragón. Ruta central: Comarcas del Bajo Aragón y Bajo Aragón - Caspe.

Fin de semana: Trincheras en los Mases de Albentosa.

Miradas al mundo: El Delta de Okawango.


EDITORIAL

Comenzamos nueva temporada con este número 23 de verdeTeruel. Esperamos estar a la altura de las circunstancias y conseguir que disfruten pasando las páginas de este número o, mejor aún, puedan realizar una escapada a esos destinos tan genuinos, para poder contemplar el final del otoño y la llegada de los primeros fríos en estas tierras turolenses.


En la sección de cartas al director hacemos un pequeño y sentido homenaje a José Antonio Labordeta. Nuestro sentimiento hacia él y su familia. Valga de muestra para resaltar su gran valía y calidad humana la transcripción que les ofrecemos en dicha página.


Villar del Cobo, abre nuestro reportaje sobre pueblos en la provincia. Un pueblo con larga trayectoria histórica, sus orígenes se remontan al siglo XIII; no dejen de visitar la monumental iglesia y pregunten por Valentín, la bondad personificada. Podremos disfrutar del recogimiento en esta pequeña localidad y también maravillarnos con sus hermosos paisajes. Llegamos a Villar del Cobo a través de una carretera encajonada entre hoces (de los ríos Búcar y Guadalaviar) y pinares.


En el artículo titulado “oportunistas del invierno” aprenderemos de la lección sobre comportamiento animal en situaciones extremas y, nos deleitaremos con la gran calidad fotográfica de las tomas de nuestro colaborador Jonathan Díaz.


Haremos un receso y tomaremos buena nota de los consistentes platos gastronómicos que nos ofrece el hotel de la Villa en Rubielos de Mora, por cuenta de su cocinero Melchor; que con sabia maestría aúna años de experiencia y rasgos de cocina francesa con la rotundidad de los productos autóctonos.


Continuaremos, para hacer una sabia digestión, caminando por Armillas, en la comarca de Cuencas Mineras, realizando el camino a la ermita de San Antón. Les avisamos, puede llegar a ser un paseo sobrecogedor, en un paraíso perdido.


Posteriormente pondremos distancia y nos trasladaremos mentalmente a las antiguas vías trashumantes que iban desde Fortanete a Amposta, que como reza el título, son auténticos caminos de historia y que actualmente están prácticamente en desuso, a pesar de los efectos beneficiosos que esa actividad genera en el ganado.


Después de tanto ajetreo, tendremos unos momentos de relax disfrutando, como dicen ellos, los propietarios, de un delicious hotel, ciertamente alejado de los tópicos habituales en lo que a materia de restauración se refiere. De reciente apertura, ya ha recibido diferentes menciones en medios de comunicación y premios institucionales. Es un hotel diferente que obedece a una creación conceptual, que modernamente se denomina de estancias experienciales. Espero que también les guste.


Abundaremos en los conocimientos de la cultura Ibera en el Bajo Aragón, concretamente en su ruta central: en la zona del Bajo Aragón - Caspe, que es la que tiene como eje vertebrador los cauces del río Guadalope y sus afluentes, el Guadalopillo y el Mezquín.


Ángel Salvador nos propone una ruta o paseo, de fin de semana, por una zona de trincheras de la Guerra Civil, en las proximidades de los Mases de Albentosa. Una pequeña muestra del tesón y esfuerzo investigador de Ángel en recuperar esos detalles de la intrahistoria que pasan desapercibidos para la mayoría, en un período histórico muy significativo.


 Para concluir, les proponemos una nueva sección, “miradas al mundo”. Si bien esta provincia tiene mucho y bueno, no es menos cierto que no somos el centro del universo. Con estas miradas queremos buscar paralelismos lejanos y exóticos, vistos desde aquí, para demostrarnos que todos existimos, hasta los pueblos más pequeños, humildes y lejanos, que con sus gentes, como nosotros, hacen la historia de los pueblos. Descubran el Delta de Okavango.