Tienda online de


En stock

4.90 €

número de revista   4.90 € Revista Verde Teruel
Comparte
Modos de pago Servicaixa, Visa, Visa Electrón y Mastercard

Pueblo: Alcaine.

Monográfico: Museo diocesano de Albarracín.

Fin de semana: Desde los Mases, ruta 1: Ruta de los manantiales. Desde los Mases, ruta 2: La vía verde.

Turismo activo: Pedaleando por la sierra de Gúdar.

Un alto en el camino: Mas del Aragonés.

Gastronomía: Hotel Balfagón. Cantavieja.

Turismo activo: Senderismo, ruta de Valdoria.

Patrimonio: Ruta de los Iberos en el Bajo Aragón. Ruta occidental: Comarcas del Bajo Martín y Andorra Sierra de Arcos.


EDITORIAL

Después de un frío y largo invierno y una primavera lluviosa, el verano ha comenzado con fuerza; gracias ha estas dos estaciones podemos disfrutar de los hermosos paisajes que la provincia de Teruel nos brinda.


Así pues, en este número de agosto hemos querido dar más páginas a esas panorámicas llenas de verde, flores y ríos con afluencia de agua tan necesitada años anteriores.


Comenzamos con un fabuloso reportaje al pueblo de Alcaine, como reza el título del artículo, un pueblo con magia y encanto, les recomiendo que vayan pues es una localidad por descubrir y goza de una visión poliédrica que a más de uno dejará asombrado.


Pero sin quitar ese encanto a Alcaine, nos encontramos en este número con el Museo Diocesano, en Albarracín, gestionado por la Fundación Santa María de Albarracín, empeñada en velar, cuidar y descubrirnos el rico patrimonio cultural y religioso que posee Albarracín. Podremos observar imponentes tapices, tallas y esculturas de excepcional factura como el famoso pez de cristal.


Bien merece invertir un fin de semana en la zona de Albentosa, concretamente en “Los Mases” pues es, desde aquí, donde se describen dos rutas, tanto paisajísticas como culturales por la diversidad de temas que podemos encontrar: manantiales, fauna, flora, molinos, vía verde, castillo Templario, geología, todo en uno que seguro nos hará aprender y disfrutar de la naturaleza y la historia.


Para los amantes de la bicicleta de montaña el reportaje de este número no les tiene que pasar desapercibido, ni tampoco para aquél que sin pedalear quiera disfrutar de las fotografías panorámicas de la sierra de Gúdar, vistas que se pueden disfrutar desde el propio lugar de descanso gracias a este reportaje.


Seguimos con naturaleza, y nada mejor que optar por descansar en un sitio privilegiado como es Mas del Aragonés, en Peñarroya de Tastavins, un lugar de placer donde se respira paz y tranquilidad y donde poder desconectar de la rutina diaria.


Si además queremos disfrutar de la gastronomía en un entorno natural, podemos acercarnos al Hotel restaurante Balfagón en la localidad de Cantavieja, nos proponen una carta de cocina suculenta a la vez que poderosa.


Les proponemos una ruta cultural, activa y dependiendo del riesgo que cada uno quiera tomar, disfrutar también de una vía ferrata. Estamos hablando de “Valdoria y la Cueva Negra” es un entorno con frondosidad de pinar, agua y unas magníficas vistas, la ruta está muy bien señalizada y con paneles explicativos de la zona.


Para terminar, y siguiendo con la ruta de los Iberos, en este número nos centramos en dos comarcas; la del Bajo Martín y Andorra Sierra de Arcos, con importantes yacimientos ibéricos como el Cabezo de Alcalá de Azaila, el Cabezo de San Pedro de Oliete o innovadores Parques arqueológicos como el Cabo de Andorra, así como un calendario de acontecimientos para poder asistir.


Aprovecho estas líneas para aclarar a muchos de nuestros lectores que nos preguntan si la fotografía de la publicidad de la Comarca del Bajo Aragón está retocada o bien la naturaleza ha querido regalarnos ese capricho en forma de corazón, pues bien, Daniel Millera del área de Turismo nos ha aclarado que: “el secreto de la foto ha sido el enfoque y la casualidad. El autor la tomó una mañana en la que salió a volar con su ultraligero, si en lugar de ir de frente hacia la chopera hubiera volado 50 metros a la izquierda o la derecha el resultado no hubiese sido el mismo” ¡Chapeau para el fotógrafo!